domingo, 20 de noviembre de 2011

Rotura de menisco por jugar al pádel

Un cambio brusco de dirección mientras jugamos al pádel puede suponer una torsión de la rodilla demasiado fuerte, produciendo la rotura del menisco, presentando generalmente síntomas como dolor en la rodilla, hinchazón y a veces pérdida de la movilidad de la articulación. En deportistas jóvenes, la lesión de meniscos puede curarse con reposo si es leve, aunque en la mayoría de las ocasiones requiere de cirugía artroscópica.
Para prevenir la lesión de menisco es fundamental que preparemos progresivamente nuestro cuerpo para la práctica deportiva y realicemos previamente un calentamiento de, al menos, 15 minutos. Además, es importante combinar el pádel con otros deportes que potencien la fuerza muscular en caderas y piernas, así como ejercicios de control que nos ayuden a dominar nuestro cuerpo y prestar especial atención en la pisada y en los cambios de dirección.

Entradas populares

Federación Española de Pádel